Uncategorized

Los aneurismas de la aorta abdominal son dilataciones de la arteria, por la degeneración de su pared, que pueden debilitar este vaso sanguíneo, el más grande del cuerpo. Esta patología puede convertirse en un problema de salud grave, incluso potencialmente fatal si el aneurisma se rompe, causando una hemorragia interna masiva.

La reparación endovascular del aneurisma (EVAR), implantando una endoprótesis, es una nueva forma de tratamiento de esta patología, menos invasiva o agresiva que la cirugía abierta. Esta endoprótesis se emplea para reforzar la pared de la aorta y ayudar a proteger la zona dañada o debilitada del riesgo de rotura.

La técnica para la colocación de una endoprótesis en un aneurisma de aorta abdominal es la siguiente:

  1. El catéter se introduce por punción en una arteria de la pierna cerca de la ingle.
  2. Mediante métodos de imagen avanzada, de radiología digital, el cirujano guía el catéter de liberación, navegando por el interior de las arterias, para llevar el stent a la zona del aneurisma de aorta abdominal.
  3. El stent endovascular se expande y se coloca dentro de la aorta abdominal para ayudar a prevenir o sellar en su caso, la rotura arterial.

endoprótesis endovascular

Comparación de la cirugía endovascular y la cirugía abierta

Tanto la endoprótesis como la cirugía abierta sirven para prevenir la rotura de un aneurisma de aorta. La ventaja es que la endoprótesis se coloca dentro del aneurisma sin retirar ningún tejido de la aorta y sin abrir el abdomen o el torax, según se trate de un aneurisma de aorta abdominal o torácica respectivamente.

Es menos invasiva que la cirugía abierta por lo que el tiempo de recuperación suele ser más rápido. Por lo general, el paciente regresa a su casa en tres o cuatro días y recupera sus actividades ordinarias en cuatro a seis semanas.

Existe en el EVAR un pequeño riesgo de rotura del aneurisma durante el procedimiento, aunque es una complicación muy infrecuente. Otras posibles complicaciones, también muy poco frecuentes son sangrados leves, trombosis, fractura o desplazamiento de la endoprótesis e infección.

¿Son todos los aneurismas candidatos a una endoprótesis endovascular ?

La decisión de optar por la implantación de una endoprótesis depende de varios factores, que incluyen la edad, estado físico, antecedentes personales, la afección y tamaño de la aorta, así como la localización del aneurisma, forma y relación con estructuras vecinas. La endoprótesis  previene la rotura del aneurisma, reconduciendo el flujo de sangre a su través y sellando la dilatación, pero debe ser consciente el paciente de su enfermedad e introducir los cambios necesarios en sus hábitos y estilo de vida para evitar complicaciones.

¿Cuáles son las alternativas para el tratamiento del aneurisma de aorta abdominal?

Si el aneurisma de aorta abdominal es pequeño, lo habitual es que el cirujano recomiende estudios periódicos de imagen, ecografía o TAC, y prescriba medicación, supresión de hábitos tóxicos –el tabaco-  y modificación del estilo de vida, así como un control riguroso de las cifras de tensión arterial y colesterol. Cuando el aneurisma se expande, crece su diámetro de forma significativa o acelerada, las alternativas de tratamiento son la cirugía abierta y el EVAR.

Por otra parte, esta endoprótesis endovasculares pueden emplearse asimismo en el tratamiento de los aneurismas de aorta torácica –TEVAR-

Finalmente, con la implantación de las técnicas endovasculares en el Centro Médico, podremos solucionar, de una forma poco agresiva y con una rápida recuperación,  estrecheces arteriales a distintos niveles con la dilatación empleando balones, angioplastia, o la colocación de stent, mallas; por ejemplo en las carótidas, en las arterias renales, digestivas o de las piernas.